Calidad

En Quesos Villadiego seguimos haciendo el auténtico queso manchego artesano que ha logrado traspasar fronteras y estar denominado como uno de los mejores quesos del mundo. Conservando la autenticidad en nuestras materias primas y elaborando nuestros quesos a base de leche cruda de oveja manchega, que como hemos explicado mantenemos y cuidamos nosotros mismos.
 
En Finca Villadiego, cuidamos una elaboración artesanal en todos los productos, siguiendo nuestra propia tradición de expertos queseros manchegos y gracias al exhaustivo control de la calidad en todas sus fases.
 
Recepción: Es el proceso por el cual la leche que se recibe en la instalación quesera, queda libre de las impurezas o residuos extraños. Se trata de leche entera, cruda con un mínimo de 6% de materia grasa.

Cuba: La leche se coagula a una temperatura de 28 a 32 º C con adición de cuajo de origen animal y, opcionalmente, fermentos lácticos y sales de calcio, para conseguir una cuajada compacta en 45 a 60 minutos aproximadamente.
 
Moldeado y Prensado: Con el prensado se completa el desuerado forzando la eliminación del suero, y con el moldeado se le confiere al queso su forma definitiva, con su característico formato cilíndrico.
 
Salazón: Se efectúa introduciendo los quesos en una salmuera, con el objetivo de regular el desarrollo microbiano, desuerar el queso, despojarlo de cierta cantidad de agua y favorecer la formación de la corteza que lo protege de los agentes exteriores.

Fermentación y maduración: Durante la fermentación en el interior de la cuajada se producen una serie de cambios mibrobiológicos y físico-químicos, responsables de las características finales del Queso Manchego. La maduración se realiza en ambientes frescos y de humedad ambiental media (75-85% de humedad relativa) y las temperaturas oscilan entre los 10 y 12 grados centígrados durante 60 días como mínimo.